jueves, 27 de febrero de 2014

Un buen líder

Recomiendo la lectura de éste artículo de mi amigo Alfredo Motta

El voto es un privilegio y a la vez una gran responsabilidad, por un instante tenemos el poder, una vez cedemos nuestro voto no lo recuperamos hasta dentro de cinco años. El menú está definido y solo podemos votar por quienes han tenido la valentía de postularse. 

Todos cometemos errores y todos somos pecadores, pero nos merecemos ser guiados por personas con una sólida base moral y ética, nos merecemos líderes humanistas, que al llegar al poder nunca se olviden de dónde vinieron.

Un buen líder no oculta nada, sabe que no hay diferencia entre vida privada y pública, sabe que existe una sola vida.

El comportamiento de un buen líder en su entorno personal y profesional será el reflejo y ejemplo de sus acciones en su desempeño como mandatario o jefe de sus oficios públicos.

La forma en que trata a su esposa e hijos, a sus amigos, a sus clientes y proveedores, a sus colaboradores y a sus colegas, será la misma forma y trato que ejecutará al mando de funcionarios y frente a todos los ciudadanos.

No podemos ser una persona en la casa y otra en el trabajo.

Tener carácter, no es ser intransigente; y ser caballeroso, no es ser débil.

Casi todas las propuestas de todos los candidatos han sido desarrolladas de la misma forma y con la misma intención, vender una idea de solución y expectativa. Muchos no se atreven a decir la verdad en sus propuestas, porque la verdad duele y la mejor medicina por lo general es la más amarga.

Observemos bien el perfil personal y el comportamiento verdadero de los candidatos. Analicemos quiénes los rodean y qué lugares frecuentan. ¿Cuánto tiempo dedican a sus hijos y a sus familias, hacen ejercicio físico? ¿Qué comen? ¿Practican algún deporte?

En fin, veamos más allá del momento, más allá de lo que tratan de vendernos en la campaña, busquemos más allá de las propagandas bonitas y de los discursos prometedores.

Votemos con nuestra conciencia, nunca por conveniencia.

Todos somos uno.

*EMPRESARIO. 

http://bit.ly/1mIzvgi

viernes, 21 de febrero de 2014

Carta para ti, joven panameño

Nota escrita por mi sobrina Juliette Chevalier Alfaro que vale la pena que nuestros jóvenes lean y compartan


Te escribo porque necesito tu ayuda. No sé si sabes, pero este 4 de mayo, representamos casi el 40% de los votos electorales. Eso significa que por primera vez en la historia panameña, no somos nosotros los que necesitamos a los políticos sino que son ellos los que requieren de nosotros para poder cumplir sus sueños. Por primera vez desde nuestra independencia en 1903, dependerá de nosotros, de ti, de mí y de todos los jóvenes, decidir el camino que tomará nuestro querido Panamá, y construir el país que queremos por medio de nuestra voz y voto.

Sin embargo, por muchas razones válidas, somos una de las generaciones más apáticas a la política que ha tenido nuestra historia. Nuestros recuerdos políticos son promesas de cambio sin cumplimiento real o notorio, innumerables repeticiones del mismo discurso político, “millonarios que salen billonarios”, entre otro sin fin de cosas por las cuales nos sentimos frustrados. Pensamos que no hay nada que podamos hacer para cambiar el funcionamiento de lo que ya se ha convertido, tristemente, en tradición electoral. Y en efecto, en el pasado se nos hacía mucho más difícil cambiar la corriente, más en este 2014. Te informo que se nos acabaron las excusas. Tenemos en esta ocasión el poder para imponer nuestro estándar de lo que queremos que sea la política en Panamá y porque podemos, debemos.

En el mundo de la tecnología en el que vivimos hoy, donde estamos acostumbrados a basar nuestros comentarios en las obras que vemos en las calles, nos hemos acostumbrado a olvidar la importancia de lo que no se ve detrás de esos proyectos con sobre costos: la falta de una agenda de Estado a largo plazo, los altos niveles de corrupción, la desigualdad y la pobreza acompañadas de los bajos niveles de educación nacional, el total irrespeto a las instituciones de nuestro país y a la ley. Amigo, te pido que no te dejes engañar por tanta propaganda ni por esa política clientelista y populista que ha reinado en nuestro país por las ultimas décadas, sino que busquemos la manera de hacer el cambio del que tanto hablamos y soñamos.

Sé que suena difícil, y no te voy a mentir, lo será. Requiere valentía, pasión, tiempo y amor a la patria. Pero la única manera de poder conseguir el Panamá que queremos es luchando por lo que creemos y demostrando la importancia y fuerza de nuestra voz el próximo 4 de mayo saliendo a votar con conciencia. Muchos piensan que su voto no va a hacer la diferencia, que no hay ningún candidato que valga la pena y que por eso, mejor ahorrarse la gasolina. Te invito a que no caigas en el egoísmo, ya que al final nos destruyes la democracia a todos. El que no ejerce su derecho al sufragio con responsabilidad, está dejando al destino lo que le pase a su casa y a su familia, ya que la política nos llega a todos, siempre de una manera u otra, ya sea por medio de leyes, familiares, políticas publicas, etc. 

Defendamos nuestra libertad y nuestras instituciones públicas como lo hicieron nuestros padres hace menos de 30 años y lo están haciendo los jóvenes venezolanos, y votemos con conciencia, estudiando las propuestas de cada candidato. No esperemos a llegar a estar como Venezuela esta última semana para darnos cuenta de que pudimos haber hecho la diferencia cuando tuvimos la oportunidad de cambiar las cosas pacíficamente. Vayamos a votar el 4 de mayo y votemos por el candidato que presente la mejor oferta electoral; escojamos al próximo Presidente del país como contrataríamos al gerente de nuestras empresas y al administrador de ahorros, porque al final, el Estado somos todos.


JULIETTE CHEVALIER
ESTUDIANTE UNIVERSITARIA

miércoles, 19 de febrero de 2014

MARTIN NIEMÖLLER, EL HOMBRE QUE SUPO VENCER

Escrito por: Ricardo García Nieto el 05 Ene 2011

Durante la Primera Guerra Mundial, Martin Niemöller fue comandante de submarinos. Después se convirtió en predicador. En 1933, ganó popularidad con su libro “Del submarino al púlpito”, en el que describió su transformación en pastor. Un año después conversó con Hitler en una reunión con los líderes de las iglesias protestantes de Alemania. 

Hitler dijo:
-No deben preocuparse: sus iglesias seguirán exentas de impuestos y mantendrán su cobertura legal.
-Nuestra preocupación no es ésa –respondió Niemöller, ante el pasmo de sus colegas-; nuestra preocupación es el alma de los alemanes.
-El alma de Alemania déjemela a mí –replicó Hitler.

En 1937, poco antes de ser arrestado por oponerse a la nazificación de las iglesias, advirtió en uno de sus sermones: “No estamos dispuestos a guardar silencio por mandato del hombre cuando Dios nos ordena hablar”.

En 1938 se celebró el juicio que lo condenó a sus primeros 7 meses de prisión.

-¿Cómo se atreve usted a desobedecer al Führer? –preguntó el juez.
-Mi único Führer es Dios –contestó Niemöller.

Al salir de la cárcel, fue arrestado por orden directa de Hitler como su “prisionero personal” y enviado a los campos de concentración de Sachsenhausen y Dachau.

Con la derrota alemana en la guerra, fue liberado por las tropas estadounidenses. Habían pasado ocho años, su hija menor había muerto de difteria y dos de sus hijos habían caído en el campo de batalla. Puso sobre sus hombros el peso de la culpa y en uno de los sermones más célebres de la historia, durante la Semana Santa de 1946 en Kaiserslautern, dijo:

Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista. Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío. Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante. Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada.

Estas palabras, transmitidas oralmente, que fueron atribuidas erróneamente a Bertolt Brecht, calaron tan hondamente durante la posguerra que se convirtieron en uno de los textos morales de mayor peso en la historia.

Hitler había perdido militarmente su guerra, pero acababa de sufrir una segunda derrota en el más allá. Esta vez en el alma de los alemanes.

martes, 11 de febrero de 2014

Las mujeres de mas de 40 años....

ESCRITO POR UN HOMBRE:  Mario Alberto Merchenco.

A medida que avanzo en edad, valoro a las mujeres que tienen mas de cuarenta más que a 

cualquiera. 


Aquí hay algunas razones de por qué: 

Una mujer de más de 40 nunca te va a despertar en mitad de la noche para preguntarte 

“¿Qué estás pensando?". 

No le interesa lo que estás pensando. 

Si una mujer de más de 40 no quiere ver un partido de fútbol no da vueltas alrededor 

tuyo. 

Se pone a hacer algo que ella quiere hacer y generalmente es algo mucho más interesante. 

Una mujer de más de 40 se conoce lo suficiente como para estar segura de si misma, de lo 

que quiere y de con quién lo quiere. 

Son muy pocas las mujeres de más de 40 a las que les importa lo que tu pienses de lo que 

hace ella. 

Una mujer de más de 40 ya tiene cubierta su cuota de relaciones "importantes" y 

"compromisos". 

Lo último que quiere en su vida es otro amante posesivo. Las mujeres de más de 40 están 

dignificadas. 

Es muy raro que empiecen una bronca de gritos en medio de la ópera o en medio de un 

restaurante caro. Por supuesto que si piensan que te lo mereces no van a dudar en 

dispararte un tiro. 

Las mujeres de más de 40 son generalmente generosas en alabanzas. Ellas saben lo que es 

no ser apreciadas lo suficiente. 

A una mujer de más de 40 le queda bien el lápiz de labio rojo brillante. Esto no es cierto 

en mujeres jóvenes. 

Las mujeres de más de 40 tienen suficiente seguridad en sí mismas como para presentarte 

a sus amigas. 

Una mujer más joven puede llegar a ignorar hasta a su mejor amiga. Las mujeres de más 

de 40 se vuelven adivinas a medida que pasa el tiempo... No necesitas confesar tus 

pecados, ellas siempre los saben. Son honestas y directas. Te dicen directamente que eres 

un imbécil si es lo que piensan de ti. 

Los hombres tenemos muchas cosas buenas que decir de las mujeres de más de 40 y por 

múltiples razones. Lamentablemente no es recíproco. Por cada impactante mujer de más 

de 40, inteligente, bien vestida, sexy, hay un hombre de más de 40... calvo, gordo, 

haciéndose el gracioso con una mujer de 20. 


Un Beso… a las mujeres…de mas de 40.

domingo, 9 de febrero de 2014

No busquemos al culpable, encontremos la solución...

9 de febrero de 2014 a la(s) 9:05

Hace algún tiempo leía un artículo donde un "occidental" le preguntaba a un "oriental" (odia las etiquetas, pero bueno para ser entendido) que cual era el secreto para el éxito de las personas que vivían en las culturas orientales.

El colega le respondió que había varias diferencias en como se hacían o como se conseguían las cosas en las diferentes culturas.

Por ejemplo le citaba que cuando se descubría un problema o una equivocación de alguien, mientras nosotros los latinos buscábamos un culpable y nos ensañábamos contra dicho culpable al encontrarlo, ellos preferían buscar el pro qué del problema y encontrar una rápida y permanente solución al mismo.
Debo admitir que por regla general y sin excepción de nacionalidades, la amplia mayoría de nosotros nos comportamos así...

El tiempo y mi experiencia como Activo 20-30 y Scout, me han eneseñado a escuchar (que difícil resulta a veces reconocer que existen diferentes verdades, verdad?), a respetar las opiniones de los otros, descubrí que existe el gris (pues antes todo era o blanco o negro), a ser tolerantes (aunque a veces hay personas que quieren tratarlo de estúpido a uno y contra esos hay muy poca tolerancia en la bolsa), a confiar en las otras personas y a ver las cosas de una manera positiva.

Sin embargo debo admitir que mi experiencia diplomática me enseñó a como decir las cosas y me ayudó a conocer a las personas, con solo mirarle a los ojos y sus expresiones corporales.

Hoy vivo una mejor vida, trato de balancear mi vida profesional con mi vida de servicio, siempre dirigido por Dios y tratando de inculcar, practicar y promover los valores que me fueron legados por esa maestra de Calle 14 y el profesor/ingeniero de Calle 13.

Confieso que a veces me frustro pero la inspiración y tranquilidad del alma que me inspira el Todopoderoso, mis hijas, mi familia y mis amigos, me hacen cobrar nuevos bríos para seguir luchando por un mejor país, un mejor continente y un mejor mundo.

Mi papá siempre me decía que para que hubiera "un vivo" debía haber por lo menos "un pendejo" y que a él nunca le había gustado ser uno de esos. Esa frase aún retumba en mi cabeza y cobra vida cuando veo a los "juega vivos" de mi querido Panamá (y los de otros países cuando viajo, pues los hay en todas partes), me disgustan, pero mas que descargarlo solo en ellos, siempre pienso que pobrecitos, ellos tienen solo parte de la culpa.

Sus padres, maestros, compañeros y toda una sociedad también tenemos la culpa de pensar que como no me afecta directamente a mi, no debo meterme. Y con esas excusas preferimos abstenernos de involucrarnos.Pues les comento que tenemos la obligación de meternos, participar de las soluciones y no seguir abanicando el problema. escojan como, pero participen de la solución.

Si no saben como, háganmelo saber y les comparto varias ideas.

No busquemos al culpable, encontremos la solución y trabajemos juntos para ponerla en acción.

Y tú, ¿de donde eres?

Corría el año 1989, cientos de panameños habíamos emigrado, algunos por razones políticas, otros por razones económicas y otros escapand...