lunes, 25 de julio de 2011

Comunicándonos mejor

Excelente artículo escrito por mi amiga Mariela Sagel.

Lo primero que debemos tomar en cuenta es que para poder comunicarnos mejor tenemos que saber escuchar. Pasamos la mayor parte del tiempo del día o de las horas hábiles expuestos a las palabras, ya sea escribiéndolas, leyéndolas, escuchándolas, viéndolas y/o emitiéndolas. Con la rapidez que ahora tienen las comunicaciones, tendemos a ser descuidados en la redacción, la conjugación de los verbos y sobre todo, la escritura. Hace poco alguien inició una campaña contra el terrorismo ortográfico con la conjugación del verbo ‘haber’:

"Haber" es un verbo,

"A ver" es mirar,

"haver" no existe.

"Hay" es haber,

"Ahí" es un lugar,

"Ay" es una exclamación,

"ahy" no existe y "haiga" tampoco.

‘Haya’ es haber,

‘Halla’ es encontrar,

‘Allá’ es un lugar,

"Aya" es una niñera.

"Iba" es de ir,

"Iva" es un impuesto e "Hiba" no existe.

"Valla" es un cartel grande,

"Vaya" es ir,

"Baya" es un fruto.

¡Y sobre todo, no se dice ‘hubieron’ sino hubo! Esta aberración me hace reaccionar como si me sentara sobre alfileres cada vez que la escucho, especialmente si la usan a través de los medios de comunicación los funcionarios públicos, periodistas y animadores de televisión. El arte de la comunicación, de acuerdo a las publicaciones de la periodista colombiana Sonia González, son trascender, impactar, influir y transformar a través de la construcción de una cultura de comunicación inteligente, los valores y la responsabilidad social en los países. Esta experimentada comunicadora recientemente comentó una serie de tres libros sobre el tema en una entrevista con el periodista cubano Ismael Cala de CNN en español. En esos libros rescata las habilidades de comunicación hablada, donde subraya que vale más saber poco pero decirlo bien, que saber mucho y no tener idea de comunicarlo; de la comunicación escrita, porque vale más escribir para ser leído, y finalmente, las habilidades de comunicación y escucha, porque jamás podremos comunicarnos bien si no sabemos escuchar.

Además de comunicarnos mejor, bajar el tono y no usar palabras ofensivas y denigrantes y pronunciar correctamente, debemos elevar el discurso que usemos, cultivar el idioma y trabajar un poco en el lenguaje corporal, o lo body language, que a veces dice más que las palabras. Si no me creen pregúntenle a Chello Gálvez.

LA AUTORA ES ARQUITECTA Y EX MINISTRA DE GOBIERNO

sábado, 16 de julio de 2011

PONIÉNDOLE TECHO A PANAMÁ

Hace unas semanas atrás, una de mis hijas, que estudia arquitectura en la USMA, me contó que la habían contactado para que se sumara a una nueva iniciativa que perseguía el fin de proveer de un techo a familias necesitadas de Panamá.

En ése momento, no me sorprendió la decisión de Andrea, pues no sólo fue criada en un hogar donde siempre se ha promovido la vocación de servicio, sino que estaba segura que aprendería cosas nuevas que le servirían de mucho en su carrera.

Así pues, tuvo su primera experiencia en la comunidad de Kuna Nega, en el área de Mocambo, donde después de algunos dedos magullados, sudor y cansancio, celebraron la primera vivienda construida por “su cuadrilla”.

Tal era el entusiasmo con que compartía su hazaña, que para la segunda fecha de construcción, no sólo había participado de la selección del sitio de construcción, sino que había sumado a su hermana mayor y varios amigos en una aventura que en muy pocos días se había convertido en uno de sus ejes de vida.

Nicole, al igual que su hermana menor, se contagió del entusiasmo que se respira dentro de las filas de una organización que nació en Chile en 1997 y que en  muy pocos años se ha venido expandiendo por todo el continente. En Panamá llegaron no hace mucho y ya han logrado proveer de una vivienda digna a 87 familias de las áreas más necesitadas de nuestro país.

UN TECHO PARA MI PAÍS, como se denomina ésta organización de voluntarios, ha incorporado a más de 650 voluntarios en Panamá, que han preferido sacrificar fines de semana largos, fiestas y cumpleaños, para llevar alegría a personas que bajo otras circunstancias nunca hubieran logrado poner un techo sobre sus cabezas.

Un techo para mi país Panamá, organiza éste viernes 15 y sábado 16 una gran colecta que han denominado “Un balboa por un techo”, con la que pretenden recoger no menos de B/.160,000 para construir muchas casas que protejan  de la intemperie a cientos de niños que gracias a éstos jóvenes podrán soñar, ya no bajo las estrellas (literalmente) sino que podrán soñar con ésa estrella de amor y esperanza, con la que todos soñamos.

Este fin de semana, cuando en las 70 esquinas que se tomarán estos “techeros”, veamos a éstos incansables y luchadores jóvenes, saquemos las manos y compartamos un balboa; depositemos en las originales alcancías, construidas y pintadas por ellos mismos, un poco de dicha y felicidad y, parafraseando al cantante Diego Torres:

Saber  que  se  puede, querer que se pueda
Quitarse los miedos  sacarlos afuera
Pintarse  la  cara  color  esperanza
Entrar  al futuro con  el  corazón.

Los panameños somos gente buena que sabemos que cuando nos juntamos todo se logra. Píntese la cara, entre al futuro y ayude usted a poner ése clavo que hace falta y juntos ¡pongámosle un techo a Panamá!

domingo, 3 de julio de 2011

¿Hasta cuándo?

Acabo de terminar de ver en CNN En español dos programas que trataron temas relacionados con mi país: Panamá. 
Por un lado en GloboEconomía, tenían a un señor de apellido Palma, a quien presentaron como perteneciente a una firma denominada CASA REAL DE VALORES y debo asumir que como "experto en Panamá".
A mi parecer muy personal, mas parecía una caricatura, vestido al estilo Al Capone y como que fue a estudiar al mismo lugar que el famoso Cónsul de Panamá en Miami(sin colita).
No sólo afirmaba cualquier cosa que le sugerían (ya fuera económica, judicial o de lo que le preguntaran), sino que confundió el término "billones". O sea para el un billón resultaba lo mismo que mil millones! Otro mas que traduce literalmente del inglés al español, sin tener en consideración "unos cuantos ceros" que significa hacerlo mal. Gracias a Dios no tengo dinero invertido a través de ésa firma.
Por otro lado al no haberse preparado como ameritaba la ocasión, sugirió que DELL Y Caterpillar estaban ubicadas en la Ciudad del Saber. Me gustaría acompañarlo (pagando el la gasolina) a ver si podemos encontrar alguna de éstas compañías en ésta prestigiosa área.
Como panameños, debemos reclamar éste tipo de presentaciones.Respeto las decisiones de los difernetes canales de TV de cualquier lugar del mundo de invitar a quines mejor les parezca, pero a quienes son o solicitan ser invitados, debemos exigirles que se preparen y si no tienen respuesta a alguna pregunta, contestar eso: No se la respuesta...
Afortunadamente para nosotros, inmediatamente después, repitieron una edición del programa DESTINOS, donde Alexandra Ciniglio, magistralmente presenta algunos de los mas espectaculores rincones de nuestra querida Panamá.
Bocas del Toro, Cerro Punta, El Valle de Antón y Pedasí fueron destacados por ésta excelente periodista quien desde Gamboa, destacó detalles y cosas curiosas de éstos bellos parajes de nuestra geografía nacional.
No se si fue coincidencia o si CNN en Español lo hizo para de alguna manera compensar los desastres del Sr. Palma, pero al final no quedamos tan mal! Gracias Alexandra...
Ojalá y todos tomemos conciencia que debemos trabajar en favor de mejorar la imágen de Panamá y exigir, que quienes osen presentarse en un medio fuera del país, aprendan a expresarse y estudien un poquito sobre el tema que van a tocar. Solo así mandaremos un mensaje cónsono con la realidad de nuestro querido Panamá.

Y vino el Papa...

Nota escrita el pasado 27 de enero de 2019 Hoy tuve el privilegio de asistir a la Misa de Envío que  Pontifex_es  presi...