sábado, 31 de mayo de 2014

El ocaso de Venezuela

Los invito a leer este artículo de mi amigo Juan Luis Correa.

viernes 30 de mayo de 2014 - 12:01 a.m.Lo que está ocurriendo en Venezuela es una tragedia verdaderamente triste y vergonzosa. Hagamos un poco de historia
Juan Luis Correa E.
opinion@laestrella.com.pa

Lo que está ocurriendo en Venezuela es una tragedia verdaderamente triste y vergonzosa. Hagamos un poco de historia. Para nadie es un secreto que antes de la dictadura Chavista, la clase política y los sectores económicos dominantes, cometieron muchos errores. En el país, reinaba un ambiente de agotamiento en las estructuras tradicionales de poder, y existía un sentimiento generalizado de desesperanza, propiciado en gran medida, por una creciente corrupción de los gobiernos y de los partidos políticos de la época.
En 1989, Carlos Andrés Pérez, del partido Acción Democrática, es elegido presidente luego de librar una campaña prometiendo que se opondría al ‘Consenso de Washington’ y a las exigencias de las políticas financieras y fiscales sugeridas por el Fondo Monetario Internacional. Una vez en el poder, el presidente Pérez hizo todo lo contrario y adoptó una serie de medidas de prudencia fiscal, encaminadas a recortar los gastos que afectaron drásticamente los programas de ayuda social. A raíz de esta situación y de otros factores se produce en el país un movimiento de protesta popular producto del descontento general que culmina con el famoso ‘Caracazo’. En medio de este estado de incertidumbre, Hugo Chávez intenta un golpe de Estado. Al ver que el movimiento no prosperaría, decide entregarse pero con condiciones. Una de ellas, que pusiera fin a la asonada y, para hacerlo, le permitieron dirigirse a la nación en cadena nacional. Con la habilidad que siempre lo caracterizó, aprovechó esa oportunidad de oro para entre otras cosas, aparecer en TV con su uniforme militar. Al dirigirse a su país, se refirió a sus conciudadanos como ‘camaradas’ y admitió el fracaso del golpe ‘por ahora’, señalando que ‘es tiempo de reflexión hasta que vengan nuevas oportunidades’ con el objetivo de ‘encaminar el rumbo del país hacia un mejor futuro’. Palabras más y palabras menos, el discurso caló entre los sectores más pobres y como consecuencia de esto, al comandante Chávez se le dio el reconocimiento de haberse rebelado contra un sistema agobiado por los altos niveles de corrupción y deteriorado políticamente como consecuencia de ello.
Así las cosas, Hugo Chávez Frías corre para las elecciones presidenciales y llega al poder en 1998. Lo hizo basando su campaña en una estrategia donde prometió crear los cimientos para fundar una ‘Nueva República’, promoviendo una nueva constitución para reemplazar la vigente, ya que —según él— ésta había sido creada para favorecer a la partidocracia dominante de las últimas décadas. Prometió además que, de llegar al poder, pondría en marcha un paquete de reformas sociales y económicas que en su momento llamó la atención del voto popular, especialmente entre los más pobres, la clase trabajadora y de un amplio sector de la clase media que se sentían decepcionados y afectados por el rápido deterioro de las condiciones de vida de los últimos años.
Aunque las políticas iniciales de Chávez fueron un tanto moderadas, medio capitalistas, algo centro izquierdistas (muy al estilo Lula, de Brasil) y hasta conservadoras desde el punto de vista de la austeridad fiscal, con el correr de los años y a medida que sus ‘asesores’ cubanos se lo plantearan, fue endureciendo su discurso radicalmente hacia la izquierda hasta el punto que hizo cambiar el nombre del país por el de República Socialista Bolivariana de Venezuela y con ello trazó su plan para implementar el Socialismo del Siglo XXI. Chávez no vivió lo suficiente para presenciar el fracaso de su movimiento.
Semanas antes de su muerte, tiró la línea y allanó el camino para designar a Nicolás Maduro como su sucesor. Este ganó las elecciones de 2013 por un estrecho y cuestionado margen y, a pesar de esa realidad, ha gobernado con mano dura sin considerar que la mitad de los venezolanos están en contra de su estilo de gobernar y que probablemente hoy esa cifra se haya multiplicado geométricamente. Y no es para menos. En Venezuela pareciera que el sistema marcha contra la corriente. Mientras la utopía socialista se derrumba en el resto del mundo, Maduro camina seguro hacía ella como si viviera en otro planeta. Lo curioso es que a pesar de que Chávez trató de revivir esa corriente ideológica, hoy totalmente desgastada, Maduro parece desconocer que no tiene el carisma ni el liderazgo de su antecesor para lograrlo. Lo paradójico es que su gobierno está haciendo todo lo contrario.
Hagamos el inventario: Cada día se radicalizan más. La tolerancia es muy escasa. Ya casi no hay justicia social ni las más mínimas garantías de respeto por las libertades ciudadanas. El régimen tiene un absoluto control del Estado y como consecuencia, ya no son capaces de atender las necesidades de sus ciudadanos. Los venezolanos tienen que soportar un clima de inseguridad y de violencia impensable, los índices de pobreza han aumentado, la corrupción es rampante, cada día hay menos alimentos para consumir, el desempleo sigue creciendo, han perdido la capacidad para brindar los servicios médicos básicos que demanda la población y, para rematar, tienen el índice de inflación más alto del mundo. Sencillamente, el régimen ya no es capaz de generar prosperidad y el estado de crispación reinante a motivado a los jóvenes estudiantes a disentir. El movimiento sigue ganando adeptos cada día y todo parece indicar que el pueblo se cansó de vivir en un sistema prácticamente inoperante.
Maduro tiene un discurso desfasado de ataques sistemáticos contra el imperialismo ‘yanqui’ y la derecha opositora a la que llaman fascista. Lo triste de este drama es que en Venezuela mandan los cubanos, pero en el gobierno nadie se atreve a reconocerlo. Son ellos los que controlan los principales estamentos de seguridad para garantizar que puedan seguir recibiendo el tan codiciado petróleo. Sin este, es muy probable que la isla no podría subsistir.
Resulta increíble ver como la Cuba de Raúl ha iniciado un proceso de apertura económica para adecuarse a su nueva realidad, consciente quizá de que ésta, no da espacios para el romanticismo de ideologías utópicas ni mucho menos revolucionarias. Mientras en la isla comienzan a soplar vientos de cambios ‘leves’, en Venezuela el régimen proyecta querer hacer todo lo contrario. Sencillamente parecen desconocer las realidades contemporáneas del mundo de hoy. Nadie tiene la bolita de cristal, pero la cosa no pinta nada bien para nuestra querida Venezuela.
ECONOMISTA

lunes, 19 de mayo de 2014

Elecciones en Colombia (2014)

Como los que me conocen lo saben, sigo con vehemencia la política de nuestros países vecinos, principalmente Colombia, por mis vínculos que con esa bella nación tengo.

Se avecinan la elecciones allí y la baraja de candidatos es amplia.

En las últimas semanas, he estado viendo y leyendo noticias, opiniones, comentarios, chats y muchas publicaciones en general de amigos, medios, colegas y hasta de personas a quienes no conozco.

Veo como se repite allá la misma mala experiencia por la que acabamos de pasar en Panamá, donde la descalificación de los rivales, la política sucia y las ilegalidades prevalecieron durante una casi interminable campaña política.

Aprovecho entonces éste espacio para compartir con mis amigos y seguidores colombianos a quienes les toca decidir el destino de su país, algunas experiencias aprendidas acá:
1. En Panamá, los "expertos" extranjeros que trajeron para imponernos una forma diferente de hacer campaña no funcionaron!
2. Si bien es cierto acá no hay reelección inmediata, los panameños mandaron un mensaje muy claro sobre el NO al continuismo. Acá nos gusta alternar las fuerzas políticas en el poder (como para que nadie se acostumbre ni abuse).

3. Quienes mas gastaron en las campañas no ganaron, de hecho ganó quien menos gastó.
4. Ninguna de las encuestadoras acertó (ni siquiera se acercó) a los resultados finales.
5. Al igual que pasó en Costa Rica, acá en Panamá ganó quien iba de tercero en las encuestas.
6.Los panameños votaron por quien menos participó de las campañas sucias, insultos y diatribas.

Mi sugerencia, voten por quien menos descalifique (y haya descalificado) a sus contrincantes. Voten a conciencia por quien consideren que es el mejor, no por quien es respaldado por el mas grande o por el que tiene la chequera mas grande.

Por favor, NO VOTEN EN CONTRA DE NADIE, voten a favor de la democracia y de ese bello país que tanto aman y que nos enamoró a los que vivimos y que tanto compartimos con ustedes allí.

Que Dios los bendiga y ilumine este fin de semana!

Panamá, entre el crecimiento y la desigualdad

Panamá, entre el crecimiento y la desigualdad

Juan Carlos Varela –quien asumirá la presidencia el próximo 1 de julio- hereda un país que crece al 8%, pero al que la inflación y el alto costo de la canasta básica ponen en alerta. El análisis de Daniel Zovatto, en entrevista con E&N.

"El Presidente electo deberá modernizar y fortalecer la institucionalidad democrática", afirma Daniel Zovatto, director de IDEA Internacional. (Foto: Archivo)

Por: estrategiaynegocios.net

Juan Carlos Varela, del Partido Panameñista, actual vicepresidente y exsocio de fórmula del presidente Martinelli, se impuso el pasado 4 de mayo en las elecciones presidenciales de Panamá, con el 39% de los votos. La participación ascendió al 76,7%.
“Con Varela y su partido aliado, el Partido Popular (PP), continúa la típica alternancia del poder en Panamá (vigente desde la crisis de 1989) y cae el temor de los que aseguraban que el país estaba a las puertas de una reelección indirecta después de que José Domingo Arias (ex ministro de Martinelli) se hiciera acompañar en la nómina por Marta Linares como vicepresidenta, la esposa del actual presidente”, explica Daniel Zovatto, director regional de IDEA Internacional para América Latina y el Caribe.
Este 39%, si bien marca una diferencia importante tanto del segundo lugar (8%), como del tercer lugar (11%), está lejos del resultado obtenido por sus antecesores. Martinelli obtuvo el 60% de los votos en la pasada elección del 2009, y tanto Mireya Moscoso, como Martin Torrijos (presidentes electos en 1999 y 2004, respectivamente) habían obtenido apoyos por encima del 40%.
Para Zovatto, “esta elección constituyó una suerte de referéndum sobre la propuesta continuista de Martinelli. Varela, gracias a una campaña inteligente basada en tres temas: agua, comida y seguridad, y un mensaje claro: mas dinero en tu bolsillo, logró posicionarse como su principal opositor, se benefició del voto protesta y le ganó la partida a favor de la alternancia”.
Crece economía, apenas baja pobreza
En el último lustro, Panamá experimentó un rápido crecimiento. Desde 2009, la economía ha crecido a un promedio anual de 8%, el doble del promedio de América Latina.
Sin embargo, la pobreza ha disminuido más lentamente, de un 33% en 2009 a 27% en 2013. Además, el país acusa graves carencias en materia de desarrollo humano (agua potable, salud, educación, vivienda) y pese a tener el PIB per cápita más alto de la región centroamericana es también uno de los países con los niveles más altos de desigualdad (coeficiente de Gini de 0.53).
Para este año, CEPAL pronostica una leve desaceleración de la tasa de crecimiento económico: 7% (dos veces y media el promedio de la tasa de crecimiento que la misma CEPAL proyecta para América Latina,que es de 2,7%). Producto de este alto crecimiento la tasa de desempleo cayó al 4%. Sin embargo, debido a la alta inversión extranjera y al alto gasto público, la inflación subió y la canasta básica aumentó un 27% durante la administración de Martinelli. Esta es la principal queja de la ciudadanía, junto al problema de la inseguridad.
“Con su voto –afirma Zovatto–, los panameños más que haber dirimido una disputa ideológica entre dos fuerzas políticas antagónicas (de hecho en las elecciones del 2009 fueron socios), expresaron su rechazo al estilo del presidente Martinelli, caracterizado por ser autoritario y concentrador del poder”.
De acuerdo con el analista, otro factor que jugó en contra del oficialismo es la grave carencia que padecen amplios sectores de la población en temas como el abastecimiento de agua potable, escasez de vivienda, inseguridad ciudadana y, sobre todo, el alto precio de la canasta básica. “Estos importantes déficits, junto a las recurrentes y graves denuncias en materia de corrupción, explican en gran medida el voto en contra de la continuidad de Cambio Democrático”, asegura.
Grandes retos
Pero el claro triunfo de Varela en la rama ejecutiva no se vio correspondido en la Asamblea Nacional, lo cual trajo como resultado un gobierno dividido, es decir un presidente que no tiene mayoría propia en el Congreso.
La alianza Unidos por el Cambio, compuesta por el Partido Molirena y el Partido Cambio Democrático (CD, partido de Martinelli) fue la que obtuvo el mayor número de curules (32), seguida del PRD (25) y, en tercer lugar, la coalición de Varela (Panameñista y Partido Popular), con únicamente 13 diputados y 1 de libre postulación. Pero estos números podrían cambiar ya que en los últimos días varias curules han sido impugnadas ante el Tribunal Electoral, la mayoría en contra de CD, por supuesto uso indebido de recursos del Estado para hacer proselitismo; situación que llevó a Martinelli a acusar a Varela de querer manipular el resultado final de las elecciones.
Para Zovatto, “la actual distribución de las fuerzas parlamentarias obliga a Varela a buscar acuerdos con el PRD (negociaciones que ya han iniciado), para evitar que Martinelli permanezca con el control del Legislativo y, desde ahí, le complique la gobernabilidad. Varela necesita contar con una solida mayoría parlamentaria para poner en marcha, rápidamente a partir del 1 de julio , la ambiciosa agenda de gobierno que prometió durante su campaña y que reiteró en sus primeras declaraciones como presidente electo”, explica el experto.
La voluntad de frenar la especulación de precios (para bajar la inflación y el alto costo de la canasta básica de alimentos), la lucha frontal contra la corrupción y la vigilancia por la independencia de las instituciones fueron los tres pilares en los que Varela basó su campaña, logrando con ello despojarse de su imagen de socio y colaborador de Martinelli al inicio de este Gobierno, para proyectarse como el principal opositor y una alternativa real a los intentos de continuismo del oficialismo.
En este sentido, el presidente electo expresó que a partir de su primer día en la Presidencia (1 de julio), firmará un decreto para congelar el precio de 22 productos de la canasta básica. “Esta promesa ha generado una fuerte reacción de algunos críticos que consideran que medidas de esta naturaleza (similares a las que se están aplicando en Venezuela y Argentina) no solo no resuelven el problema sino que terminan agravándolo”, dice el director regional de IDEA Internacional.
Varela aseguró asimismo en sus primeras declaraciones que el principal legado de su gobierno será “dejar una democracia funcional al servicio del pueblo”. Para ello, a juicio de Zovatto, deberá cumplir en el mediano plazo con los principales objetivos de su ambiciosa agenda, en especial: “Mantener las altas tasas de crecimiento económico y la capacidad de ejecución que deja Martinelli como principal legado, mejorar la eficiencia del Gobierno, expandir y mejorar la eficacia de los programas sociales para los más pobres, así como lograr mejorar la cobertura y calidad de la educación incluida la bilingüe. También una parte central de su Gobierno será la lucha frontal contra la corrupción. Cabe recordar que, según el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional (2013), Panamá se ubica en el puesto 102 en un ranking de 177 países”.
Otra tarea titánica será la de garantizar la plena separacion e independencia de los poderes publicos. “Existe hoy un amplio consenso nacional sobre el debilitamiento que han sufrido la mayoría de los poderes públicos y los órganos de control durante la gestión de Martinelli”, apunta Zovatto. En ese sentido, “existe la esperanza” de que con las designaciones estratégicas que Varela debe hacer antes del 31 de diciembre de 2014, “se logre asegurar la plena autonomía de los poderes públicos y el fortalecimiento de los organos de control, mejorando de este modo la calidad de la democracia panameña”.
Varela solicitó, nada más resultar elegido, la renuncia a varios de los altos funcionarios de mando que fueron nombrados durante la administración Martinelli. Pero para ello deberá contar con el apoyo de los votos del PRD. Expresó, asimiso, su deseo de auditar todas las obras construidas en la gestión de Cambio Democrático para investigar si hubo lesión patrimonial.
“Todas estas medidas, obviamente, aumentan el riesgo de un mayor enfrentamiento entre Varela y Martinelli, quien si bien no logró imponer el continuismo de su gestión en el Ejecutivo, ha cosechado un amplio respaldo en la elección legislativa, constituyéndose en la principal bancada de la Asamblea Legislativa”, comenta Zovatto.
El presidente electo también deberá modernizar y fortalecer la institucionalidad democrática. En este sentido Varela ha manifestado su interés de reformar la Constitución de 1972 y entrar en un proceso profundo de reformas político-electorales. Para Zovatto “estas reformas son prioritarias, ya que si bien Panamá es una de las economías más competitivas de la región (la segunda después de Chile según el Índice del Foro Económico Mundial), el pais posee una institucionalidad débil y poco transparente”.
A juicio de Zovatto, “la tarea que Varela tiene por delante es enorme. Su principal reto será cumplir sus promesas de campaña y estar a la altura de las expectativas que existen sobre su gestión”. Y advierte: “Un entorno internacional menos favorable y los retrasos en la ampliación del Canal (se estima una caida de 2600 millones de dolares en las proyecciones de aportes del Canal entre 2015 y 2018) exigirán a Varela, si desea mantener las altas tasas de crecimiento de los últimos años, ejercer una férrea disciplina fiscal para evitar el incremento de la deuda, que se disparó durante la gestión de Martinelli. Por otra parte, y considerando la limitada fuerza parlamentaria con que cuenta, deberá cerrar rápidamente acuerdos con el PRD que le garanticen la gobernabilidad suficiente para llevar adelante un programa de gobierno con fuerte énfasis social, pleno respeto a la institucionalidad democrática y lucha frontal contra la corrupción”. 

miércoles, 7 de mayo de 2014

Las encuestas en época de elecciones

Yo no se si soy al único que me ha pasado, pero no puedo aceptar que los representantes de 

las firmas encuestadoras quieran seguir tratándonos de estúpidos...

Si sus "lógicas" sobre las tendencias (que según ellos sugerían que JCV iba en ascenso, 

JDA en descenso y JCN estático) fueran ciertas y sugieren que se dieron "milagros" en la 

población que salió a votar el domingo, fueran ciertas, Yo les respondería con otra pregunta: 

Como es posible que ustedes se equivocaran por tanto margen, pero el 90% de los 

simulacros que se realizaron por mas de 1 mes previo al 4 de mayo, coincidían con el 

resultado del día de las elecciones?


Me parece una falta de respeto, tratar de explicar lo inexplicable!


Se que es un negocio, pero no puedo permitir que para hacer plata, me quieran tratar de 

estúpido!!!!


Hubieran quedado mas elegante, echándole la culpa a las muestras o cualquier otra bobería 

que se les hubiera podido ocurrir, pero no querer pretender que nos seguirían engañando!

domingo, 4 de mayo de 2014

No es mi problema

Mis queridos amigos:

Quienes me siguen saben que no me he involucrado en la política partidista durante este período electoral que se acerca a su fin con las elecciones de hoy.


Si bien sí es cierto que he estado muy activo promoviendo los mismos valores, lucha esta que me ha caracterizado por varios años ya.


Hoy invito a todos los ciudadanos panameños, que salgamos a ejercer el derecho y deber de salir a votar (háganlo temprano pues va a llover), a que votemos mas que pensando en lo que le conviene a cada uno por separado, que pensemos lo que le conviene al país como un todo.

Que emitamos un voto con la responsabilidad de quien le va a comprar un juguete a nuestro hijo mas pequeño.
Votemos con la conciencia de escoger a quienes mejor puedan servir al país y no servirse de esta bella tierra que nos vio nacer o que hemos adoptado como la propia.

Los invito a verse en el espejo de algunos de nuestros vecinos que nunca pensaron que se verían en la necesidad de dejarse marcar en un brazo y encima hacer una fila de mas de una hora para comprar un litro de leche.
Amigos, Panamá es de TODOS. No es de un sólo grupo. No permitamos que nos arrebaten la libertad, justicia y democracia que tanto costó obtener; desde que anhelábamos romper las cadenas del yugo español, pasando por la época de mi bisabuelo, que sufrió el exilio por manifestarse y luchar contra la desidia colombiana, hasta la historia mas reciente de la lucha contra la dictadura militar.

Si piensas que "no es tu problema" pues no te toca a ti, piénsalo dos veces. Lee este poema:

"Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.
Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada".


Cuando hoy vayas a votar, piensa bien si también quieres ser de los últimos que cuando miraron a su alrededor no había nadie que luchara por ellos o si en su defecto quieres ser el ciudadano responsable, serio, honesto y trabajador que tu patria necesita.

Mas que decirles por quien votar, los encomio a NO votar por la sinverguenzas, paviolos, corruptos y por todos aquellos que violaron tu confianza.

Vota por Panamá, por tus hijos, tus amigos y por todos los que queremos ver a un país grande, próspero y que, sonriente, le abra sus brazos a todos sus hijos.

Un abrazo fuerte y que Dios nos bendiga a todos!

Como dice la canción:

Lo mas bonito del mundo no hay quien lo pueda negar, la pollera el tamborito y el canal de Panamá.
..... Y QUE VIVA, VIVA PANAMÁ, AHORA, VIVA PANAMÁ! ....

Y vino el Papa...

Nota escrita el pasado 27 de enero de 2019 Hoy tuve el privilegio de asistir a la Misa de Envío que  Pontifex_es  presi...