sábado, 26 de julio de 2014

¿Dónde quedó la plata?

Recomiendo la lectura de éste artículo de Alfredo Ramírez Pabón, publicado hoy en La Prensa

ALFREDO RAMÍREZ PABÓN
enfoquejovenpty@gmail.com
26/07/2014 - El subsidio electoral es el apoyo económico que le da el Estado a los partidos políticos y candidatos independientes para su debido funcionamiento. En Panamá, los subsidios electorales se dividen en preelectoral y poselectoral.

Mediante la reforma electoral de 1997, se estableció el subsidio electoral directo a los partidos políticos, y se fijaron los lineamientos de cómo deben ser desembolsados.

Según esto, el monto debe corresponder al 1% de los ingresos corrientes presupuestados para el Gobierno central en el año previo a las elecciones. Dado que los ingresos corrientes presupuestados para el Estado el año anterior a las elecciones (2013) fueron de $6,985,421,347, entre 2014 y 2019 los partidos políticos recibirán $69,854,213.47, cifra que dobla los $33.7 asignados en el quinquenio anterior.

De estos $69.8 millones, $27.9 (40%) fueron repartidos de manera igualitaria antes de las elecciones. Esto quiere decir que a cada uno de los seis partidos políticos que participó en las elecciones del pasado 4 de mayo le fueron entregados alrededor de 6.9 millones de dólares.

Ahora bien, luego de celebrados los comicios los partidos vigentes tendrán a disposición el saldo del subsidio total, es decir, $41.2 millones. El 20% de este monto será distribuido entre todos de manera igualitaria, y el resto, basado en los votos obtenidos por cada uno en las elecciones. Todo el saldo debe ser pagado durante el próximo quinquenio (2014-2019).

No hay duda de que estos subsidios cumplen la importante función de garantizar el funcionamiento de la estructura política panameña. Sin embargo, no se toma en consideración los aportes privados que reciben los partidos y que, junto al financiamiento del Estado, pueden dar lugar a que manejen sumas extraordinarias de dinero.

Es nuestra opinión que esta situación da lugar al gasto excesivo de los partidos, tal y como lo vimos en las elecciones pasadas.

En Panamá se requiere una mejor fiscalización de estos subsidios. En los últimos años se han presentado numerosas quejas respecto a la mala utilización de los fondos por parte de las dirigencias de los partidos. Se han hecho denuncias de que los subsidios otorgados a los partidos son utilizados para la compra de votos y otras actividades cuya finalidad no es la de fortalecer legítimamente al partido.

Es por esto que creemos que se debe hacer una mejor fiscalización de los subsidios otorgados, porque se trata de fondos públicos. Los partidos deben rendir cuentas detalladas de aquellos gastos en los que hayan incurrido durante los cinco años de recibir el subsidio, y el Tribunal Electoral, asegurarse de que se hayan empleado para pagar los gastos que se reporten, no para otras actividades.

Además, se debe regular la cantidad de dinero que manejan los partidos políticos. No parece razonable que estos reciban millones de dólares por parte del Estado, e igualmente se nutran de aportaciones privadas. Debe existir una cifra límite en cuanto al dinero que puedan recibir.

Tal y como mencionamos antes, al no haber regulación clara en este tema, ello da lugar al desagradable tipo de campaña que vivimos las pasadas elecciones, cuando el gasto en política fue absurdo y sin control.
Estamos seguros de que nuestra opinión es cónsona con la de la mayoría de los panameños que tuvimos la desdicha de ser parte de una contienda electoral nunca antes vista, en la que el gasto rompió todos los récords. Es por esto que solicitamos a las autoridades correspondientes que tomen las medidas necesarias para evitar el mal uso de los fondos públicos porque, al final, nos pertenecen a todos como ciudadanos.

Tú, panameño, ¿qué opinas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Que viva el jazz!

Anoche tuve el privilegio de asistir al concierto del Panama Jazz Festival en el Ateneo de la Ciudad del Saber. Inicio por comentar que es ...