lunes, 30 de marzo de 2009

¡ME ENCANTA ESTE PAIS !

Hace algún tiempo, tomé la decisión de mudarme a un país del cual desde mi primera visita quedé perdidamente enamorado de él. La verdad no sé si es justo llamarlo un país, pues ésta tierra es tan extensa y cuenta con una geografía tan diversa y variada como el humor de sus habitantes. En Colombia uno puede disfrutar de playas, cimas de montañas heladas, desiertos y valles, de la misma forma como uno disfruta de restaurantes, clubes y dispensadores de los más deliciosos helados en sus principales ciudades.

Si hubiera que buscarle un significado al nombre Colombia, yo tendría que decir que significa tierra de mujeres bellas y de gente buena, amable, culta y trabajadora. Pero si todo lo que he mencionado arriba fuera cierto por que recibí tantas críticas cuando le comentaba a mis amigos que me mudaba a Bogotá ?

A pesar que tengo mas de tres años de estar viniendo a éste fascinante país y que ya de cierta forma me he “colombianizado” aún hay mil y una cosas que sigo sin entender y lo más probable es que nunca pueda comprender. Este es un país tan pintoresco, que no tiene niños sino “chinos” y los jóvenes son “sardinos”; a los rubios les dicen “monos” y los monos son micos; a la gente no le da pena sino que hacen el oso; uno no cruza las calles encima de las líneas de seguridad sino de las “cebras”; el Día del Amor y la Amistad no se celebra el 14 de Febrero, sino en una fecha especial en Septiembre y a pesar que no hay presidentas sino “mujeres presidentes”, la mayoría de las mujeres no usan el apellido de sus maridos. Cuando va a un restaurante uno pide que le regalen la comida pero al final se la terminan cobrando y para los efectos, a uno le terminan pidiendo que les regale hasta el nombre. Las cosas difíciles o complicadas son “tenaces” y en un país donde los locutores de noticias leen como si los estuvieran persiguiendo, uno de los presentadores mas conocido y respetado es uno bastante entrado en años y es tan feo que si se les aparece de noche podría espantar hasta al ser mas valiente.

Cuando era pequeño, uno esta expuesto a los estereotipos típicos de la región, por ejemplo me enseñaron a que todo lo que venía de Cuba era malo pues sus gobernantes eran comunistas. Que sorpresa me llevé cuando visité la perla del caribe y descubrí cuan bella es ésa tierra y su gente. De la misma manera fui inducido a pensar que todo lo que venía de Colombia eran ladrones, mujeres fáciles y los tristemente célebres narcotraficantes. Ah, se me olvidaban las esmeraldas, el café y las pastillitas o “dulcecitos” que nos traían cuando algún familiar regresaba de Medellín, Cali, Bogotá o Buga, otrora los lugares preferidos por mis paisanos.

Nuevamente me dí una gran sorpresa cuando visité por primera vez, Bogotá, tierra de los “rolos”, como acostumbran a llamar a quienes viven en la metrópoli mas imponente que había conocido hasta ése momento. Y no es para menos, imagínense que si Bogotá quedara dentro de los Estados Unidos de América, lo mas probable es que fuera catalogada entre las 5 ciudades mas grandes del gran coloso del norte. Hay mas teatros, museos, restaurantes, bares y cines que los que pudiéramos sumar en el resto de Centroamérica. Paisajes exuberantes, tráfico insoportable y la gente mas amable que había podido conocer, complementaron la imágen que de éste nuevo país me llevaba. Sin embargo seguía buscando la línea de mujeres fáciles que supuestamente debían estar esperando por mí.

Regresé por razones de trabajo y tuve la oportunidad de visitar a Cali, Cartagena y Barranquilla y sus “corronchos” como despectivamente acostumbran a llamar a quienes son originarios de la costa atlántica y finalmente pude visitar a Medellín , la capital de Antioquia, la región de donde creo, son la mayor cantidad de colombianos que conocemos fuera de Colombia.

Varios años mas tarde, y luego de varias visitas adicionales pude medio que comprender la crisis por la que esta atravesando éste bello país. He aprendido que de un lado están los guerrilleros (FARC, ELN, EPL, ERP, etc.), por otro lado están las denominadas Autodefensas Unidas de Colombia (también conocidas como paramilitares), por el otro esta el ejército y la policía y finalmente en el último está el pueblo. La guerrilla colombiana, el movimiento mas antiguo del continente, no tienen una ideología específica y se financia a través del secuestro, narcotráfico y la extorsión; ataca al ejército y a la policía y todo lo que esté alrededor de ellos (léase pueblo); los hacendados, ante el constante asedio del que eran objeto por parte de las guerrillas y del abandono que sentían por parte de quienes debían velar por ellos, iniciaron el equivalente a una gran fuerza de seguridad que ante el poder que obtuvieron y sus relaciones con el narcotráfico se transformó en un mini ejército (inclusive contando con el apoyo de los uniformados) sanguinario y despiadado.

Una película colombiana, Golpe de Estadio, lastimosamente muy poco difundida fuera del país, presenta una radiografía bastante precisa de lo que realmente sucede en ésta convulsionada tierra del café y las esmeraldas. Infortunadamente también presenta una realidad que no se quiere aceptar, un gobierno complaciente y débil, una guerrilla que ve en el conflicto un gran negocio, unos paramilitares desalmados que son usados como chivos expiatorios por propios y extranjeros, un ejército cómplice en algunas ocasiones, frustrado en otras y en la mitad de todo un pueblo mudo y abusado, que a veces prefiere mirar hacia el otro lado, porque esta cansado de la violencia, la corrupción y el poco me importa de las grandes mayorías.

En el interim, tenemos figuras públicas tan peculiares y diversas como es su población. Por ejemplo el alcalde de Bogotá es un personaje que alcanzó notoriedad gracias a, entre otras cosas, bajarse los pantalones en frente de las cámaras de televisión en el medio de un debate y que ha promovido días exclusivos para hombres o para mujeres, horarios reducidos para las rumbas y un gran énfasis por la educación cívica. No viven en Colombia, pero Juan Pablo Montoya es reconocido en todo el mundo por ser uno de los mejores pilotos de carrera y Shakira y Carlos Vives están considerados como unos de las mejores cantautores del momento; Maria Isabel Urrutia adquirió fama mundial por ganar una medalla de oro en las olimpíadas de Sydney y en Argentina, hay un número significativo de jugadores colombianos, incluyendo al capitán del mejor club de fútbol del mundo.

Tan peculiar es la política colombiana que varias de sus líderes no sólo son mujeres de una gran capacidad intelectual sino que fácilmente podrían concursar y ganar cualquier concurso de belleza. A propósito, una significante cantidad de las mas afamadas modelos internacionales son colombianas. Y hablando de mujeres, a las cuales les dicen “viejas”, qué se puede decir de la telenovela que rompió todos los esquemas y patrones de sintonía? Betty la Fea se convirtió en el tema de conversación obligado de la gran mayoría de hispano parlantes del continente. Betty también sirvió para demostrar que en Colombia hay gente buena, que tristemente son los primeros que están logrando emigrar, buscando alejarse de la violencia y del poco valor que se le da a la vida en Colombia. Esa fuga de cerebros no es recuperable y el costo de reemplazarlos es inimaginable.

Es fácil enamorarse de Colombia y de los colombianos. Sobrepongámonos a los estereotipos y démosle una oportunidad a una “raza” que si bien es cierto son complicadísimos para hacer negocios(justa excepción sea hecha de los paisas) y que tienen su forma muy peculiar de hacer las cosas, son gente bella que quiere salir adelante. No dejemos que el menos de 1% de los colombianos sigan enlodando el nombre del país que los vió nacer y que probablemente verá nacer a sus hijos (si es que queda alguien para verlos nacer) y de paso de los otros mas de 40 millones de colombianos que están orgullosos de su país y que genuinamente les duele ver como lo están dejando una partida de irresponsables que no se preocupan mas que por su propio bolsillo.

Por que no darle una nueva oportunidad que estoy seguro que los colombianos sabrán aprovechar, no sólo como desterrados sino como emprendedores que son. Hombres y mujeres de bien, que luchan por lo que muchos denominaríamos Una Nueva Colombia! Una Nueva Colombia que haga que los colombianos y extranjeros que amamos ésta tierra de Bolívar y Santander digamos con orgullo: Me encanta éste país!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Que viva el jazz!

Anoche tuve el privilegio de asistir al concierto del Panama Jazz Festival en el Ateneo de la Ciudad del Saber. Inicio por comentar que es ...