lunes, 30 de marzo de 2009

CORTOS DE MEMORIA

Siempre se nos ha acusado a los panameños de no recordar las cosas. Si hablamos de política, el cual ha sido tema de periódicos, cafetines y fiestas por los últimos meses, hay un grupo que desearía que todo lo que ha ocurrido en éste país se olvidara. Otros quieren sufrir de amnesia selectiva (y éstos quisiera que fuera una enfermedad contagiosa) y anhelan con que se olvide todo lo ocurrido en el país, excepto durante los 21 años de dictadura militar. Hay otro grupo que no tiene la menor idea de qué fue lo que sucedió antes de que cumplieran sus 18 años de edad (se dice que son mas de 300,000) y finalmente, hay otro grupo que no quiere acordarse de nada. Que confusión, ah?

La verdad es que soy de aquellos que pensamos que no se debe olvidar nada. Podemos perdonar, mas nunca olvidar. Cómo olvidar que Don Belisario Porras no quería que nos independizáramos de Colombia? Cómo olvidar que los gringos abusaban de los panameños que trabajaban en la Zona del Canal? Como olvidar que Don Arnulfo Arias Madrid odiaba a todos los negros, chinos y “no panameños” que vivían en Panamá? Cómo poder olvidar los dineros “desaparecidos” durante la década del 40 del área de educación y que los funcionarios respectivos, por instrucciones de su jefe se limitaran a decir que “lo contenciosos lo dirá”? (ésta se las dejo de tarea). ¿Cómo poder olvidar los grandes desfalcos al Seguro Social? ¿El puente de Van Dam? ¿Los asesinatos en las montañas de Chiriquí? ¿El asesinato del Presidente Remón? ¿La exoneración a Panama Ports? ¿El HP 1430? ¿Punta Mala? Y así podría seguir todo el día…

Lo peor de todo esto es que hoy vemos a un candidato que se dice ser “independiente” pero participó activamente en los gobiernos dirigidos por Don Ernesto Pérez Balladares y Doña Mireya Moscoso. Cómo puede ser independiente una persona que no sólo está inscrito en un partido, sino que dirigió su inscripción y es el dueño del mismo? (como en los viejos tiempo, verdad?)

Como podemos olvidar los panameños que quien se erige hoy como el flamante aspirante a ser reelegido para ocupar la “casa blanca” panameña, es el mismo que en lugar de aprovechar el momento dorado de poder tener una nueva constitución, códigos, leyes, reglamentos, etc., prefirió nombrar a amigos y familiares y a los amigos y familiares de los mismos políticos que hoy critica (o sea eran buenos en aquel entonces pero no son buenos ahora), que pensar como estadista, pensar en el futuro del país y consolidar lo que todos anhelábamos: un nuevo Panamá.

¡Discúlpeme Sr. Endara! Debe perdonar que no le crea. No le creo que ahora si tendrá tiempo para preocuparse por su país y no por hacer dietas, jugar con nintendos y visitar a sus amigos. No le creo que en ésta vuelta no dejará a ministros y embajadores esperando, pues estaba peleando con la nueva “niña de sus ojos”. No le creo que ahora no hará el ridículo apareciendo ante las cámaras de televisión “llorando” porque ésta le arañó o por que no le habla o por la razón que sea. Al país éstas interioridades le tienen sin el menor cuidado. A lo mejor a quienes gozan con la chabacanería y el morbo (como dice “La Señora”), si les parezca gracioso. Pero para los que tenemos dos dedos de frente y queremos a alguien con un poco más visión, seriedad y preocupación por los problemas del país, no podemos darle el voto a quien tuvo la oportunidad de hacer historia y la desperdició. Esta es una cruz que usted solito talló!

Le deseo suerte, pero no creo que supere los niveles alcanzados por aquellos que tradicionalmente han estado en contra de todo y favor sólo de sus bolsillos. Esto no me producirá muchos amigos, pero quiero asumir una responsabilidad para con mi país y sabe que: La voy a cumplir!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuidado con "lo malo de lo bueno"

Artículo tomado de La Estrella de Panamá escrito por Sharon Alemán, que considero vale la pena leer con detenimiento... Cuidado con ...