lunes, 30 de marzo de 2009

¡LA TAN MENTADA SOCIEDAD CIVIL!

Durante la recién finalizada Cumbre Extraordinaria de las Américas (nombre oficial, aunque a mi me cuesta entender que hay mas de un continente con el mismo nombre), celebrada en México, el Presidente de esa gran nación Vicente Fox, con la elocuencia que lo caracteriza, destacó entre otras cosas, que “el tema del crecimiento económico con equidad para reducir la pobreza, el tema del desarrollo humano y social y el tema de la gobernabilidad democrática” están estrechamente interrelacionados.

Agregaba el Presidente Fox que “en democracia es el ciudadano y no el gobierno quien detenta el poder”; la fuerza de nuestras democracias no es otra cosa que la fuerza de nuestros ciudadanos, si queremos más y mejor democracia fortalezcamos el poder de nuestros ciudadanos.

¡Que triste! ¡Les confieso que envidio a nuestros hermanos mexicanos! Y para los efectos, envidio a nuestros vecinos colombianos, por la clase de presidentes que tienen. Es un placer escuchar a alguien que hable y practique lo que predica. El Presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez, prometió mano dura contra los criminales (pues ni siquiera llegan a terroristas, mucho menos a guerrilleros) que han venido azotando nuestros vecinos suramericanos por los últimos 40 años y todos sabemos lo que ha venido sucediendo, verdad?

Envidio a nuestros hermanos mexicanos y colombianos también pues, en ambos países “el pueblo” sale a defender sus derechos no sólo cada 4 o 5 años en la época electoral, como sucede en el nuestro, sino que tienen una sociedad civil mucho mas activa y solidaria que la que existe en Panamá. Los ciudadanos no podemos desfallecer ante los ataques de quienes detentan el poder político.

Soy un convencido que la sociedad civil ha tenido, tiene y seguirá teniendo un rol muy importante en el devenir de nuestra querida patria. Históricamente, fue un grupo de ciudadanos quienes animaron al poder armado de la época a declararnos emancipados de la madre patria en 1821 e igualmente sucede en 1903 (aunque recientemente se haya querido desconocer el rol del Concejo Municipal de la época). De la misma manera, si no hubiera sido por la constante insistencia de, entre otros, la Cruzada Civilista, La Comisión Pro Valores Cívicos y Morales y la gente de a pié que se tomó las calles de las principales ciudades del país entre 1987 y 1990, el resultado de ésa lucha democrática no hubiera tendido el exitosos resultado que obtuvimos.

Los partidos políticos han descubierto el valor que tienen los “no inscritos” (unos antes que los otros) en los resultados de las elecciones. Los que sufrimos la persecución por nuestras creencias políticas, conocemos el valor que tenemos ése 50% de panameños que aunque no estamos inscritos, nos agitamos en un mundo político, pues creemos que en el trabajo mancomunado de todas las partes reside el futuro de Panamá

Pero tenemos que participar y exigir que se nos permita participar. Instaba el Presidente Fox a los otros presientes, a que “fomenten la participación, en el diseño, ejecución y evaluación de políticas públicas; analicemos como consolidar y robustecer una cultura democrática en nuestras sociedades, porque de ello también depende el fortalecimiento de la gobernabilidad en nuestro hemisferio”.

La Sociedad civil es mas que un grupo de viejas que se reúne a ver como decoran una mesa (sin ánimos de ofender). En la sociedad civil estamos personas que venimos luchando por el adecentamiento de la cosa pública así como por el fortalecimiento de los valores cívicos y morales. Hay personas que reconocemos el valor y la importancia que tienen para la democracia los partidos políticos y por eso los queremos ayudar a engrandecer a nuestro gran país.





Exigimos que no piensen por nosotros y decidan, por ejemplo, que los panameños no estamos listos a una Ley de Transparencia como la que promovimos en la Asamblea Legislativa (por que fue una iniciativa de nosotros, aunque se diga lo contrario). Aspiramos a un país en el que haya la libertad, justicia y democracia por la que lucharon los próceres de 1821, 1903, 1988 y todos los que se quieran sumar a ésta lucha.

El ciudadano tiene el derecho y la obligación de activarse políticamente en la forma que mas le guste: dentro de un partido político organizado o a través de organizaciones que tengan sus mismas aspiraciones ideológicas.

Los exhorto a analizar los programas políticos y de trabajo de los respectivos candidatos, no sólo los que aspiran a ala presidencia de la república, sino los que aspiran a un escaño en la Asamblea, Alcaldías, Concejos, etc. Los encomio a votar a favor de propuestas y no en contra de fantasmas. Les ruego que votemos por Panamá. ¿No creen que ya es hora?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Que viva el jazz!

Anoche tuve el privilegio de asistir al concierto del Panama Jazz Festival en el Ateneo de la Ciudad del Saber. Inicio por comentar que es ...