lunes, 30 de marzo de 2009

HABLANDO DE VALORES...

Hace varios años atrás, mientras vivía en los Estados Unidos, apareció en El Nuevo Herald de Miami, un artículo mío que había titulado “Pongamos los valores de moda otra vez”, donde hacía énfasis sobre aquellas costumbres que aparentemente habíamos olvidado y que infortunadamente no habíamos enseñado a nuestros hijos. Hoy he considerado oportuno volver a escribir sobre el tema y, en ésta ocasión publicarlo en mi país, cosa que en aquellos tiempos nos era vetado

En ésta ocasión hago mi llamado a la reflexión en un tono un poco mas alto, pues aunque estoy convencido que no todo esta perdido, si creo que lo que tenemos por delante no es fácil. En aquel entonces mi hija mayor tenía escasamente un año de edad y parece mentira que hubiere celebrado su quinceaños recientemente. Hoy al verla a ellas y a sus amigos, me detengo a pensar sobre lo que ha sido nuestra función como padres de familia. Confieso, con el mayor respeto, que me da la impresión que hay muchos padres que no han hecho muy bien su trabajo. Es entonces que me pregunto como podemos criticar a nuestros vecinos si no hemos podido enseñarle valores a nuestros propios hijos?

En donde quedó la costumbre de saludar con un “buenos días, buenas tardes o buenas noches” al llegar a un lugar? Y donde quedó la práctica de dar las “gracias” por un favor recibido? Y hablando de favores por qué no seguimos pidiendo algo utilizando el tan sonado “por favor”? En que momento despareció la costumbre de los caballeros cuando al caminar sobre la acera, debíanhacerlo por el lado mas cercano a la calle? O peor aún por qué no seguimos practicando la costumbre de cederle el asiento a una persona mayor, dama o niño en un autobús?

Si el Sr. Carreño, si aquel que escribió el famoso librito (que en mis tiempos era azulito) de Urbanidad, nos acompañara en nuestro país, se pondría a llorar de lo descompuesto que pareciera está nuestra sociedad. Imagínese usted: Legisladores que se lían a golpes públicamente, funcionarios importantes que utilizan un lenguaje poco correcto para la alta magistratura de la cual están investidos (cuando usan el poco sonoro ”mas sin embargo”, por ejemplo), líderes sindicales que se vanaglorian de no cumplir las leyes “como único método de protesta” a favor de su propia causa, jóvenes que “invitan” a una amiga al cine, pero ellas deben pagarse su propia entrada, señoritas que fuman, beben y lo que es peor se emborrachan en público sin el menor rubor.

Los únicos culpables de todo esto la tenemos nosotros mismos, los padres! Somos culpables cuando no enseñamos y peor aún, cuando no practicamos valores. Eso me recuerda aquel anuncio de televisión que terminaba preguntando” Sabes tu donde están tus hijos”? A continuación menciono algunas palabras que pareciera que se han borrado de nuestro diccionario: Puntualidad; honestidad; honradez; ética; responsabilidad. Que tristeza...

Amigos, una vez mas los exhorto a poner la cortesía de moda otra vez! Pero no sólo de la boca para afuera. Cuando manejamos, al atender a quienes nos prefieren con sus visitas a nuestros locales, cuando vamos a la escuela, cuando salimos de compras, etc.

En éste centenario, mostremos al resto del mundo que en Panamá somos “Puente del Mundo” y “Corazón del Universo” no sólo con la fiesta y la parranda, sino practicando los buenos modales y destacándonos por nuestra cortesía. Finalmente, se a acerca la política; descubramos a los buenos candidatos y démosles la oportunidad de enrumbar a nuestra querida Panamá pro el camino que se merece. No cerremos la puerta y juzguemos a priori; votemos a favor de alguien no en contra de todo. Usemos nuestra inteligencia y empecemos a practicar ésos valores cívicos y morales de los que tanto hemos escuchado votando y haciéndolo con conciencia, por nuestra querida Panamá!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Que viva el jazz!

Anoche tuve el privilegio de asistir al concierto del Panama Jazz Festival en el Ateneo de la Ciudad del Saber. Inicio por comentar que es ...