viernes, 27 de septiembre de 2019

Cuidado con "lo malo de lo bueno"

Artículo tomado de La Estrella de Panamá escrito por Sharon Alemán, que considero vale la pena leer con detenimiento...

Cuidado con 'lo malo de lo bueno'

Los teléfonos móviles, las computadoras, tabletas y/u otros equipos o aparatos electrónicos, así como el internet, las aplicaciones informáticas y redes sociales, son parte de nuestras vidas; y, de una u otra forma, también, de las actividades de muchos niños y adolescentes.Los teléfonos móviles, las computadoras, tabletas y/u otros equipos o aparatos electrónicos, así como el internet, las aplicaciones informáticas y redes sociales, son parte de nuestras vidas; y, de una u otra forma, también, de las actividades de muchos niños y adolescentes.
Sin embargo, en lo que respecta a los menores, consta en publicaciones que especialistas han determinado que, particularmente, en edades muy tempranas, ello puede generar efectos negativos “en su neurodesarrollo”, “en aspectos cognitivos”, así como “en la forma en que se relacionan y se comunican”.
La revista digital Guiainfantil.com expresa que “... la Asociación Japonesa de Pediatría empezó una campaña para restringir el uso prolongado de los móviles y tabletas, sugiriendo control y más juegos a los padres”. A la vez, manifiesta que “Ahora son la Academia Americana de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría las que revelan 10 razones por las que los niños menores de 12 no deben usar estos aparatos sin control”.
Según informa la precitada publicación, ellos tienen claro que “los bebés de 0 a 2 años no deben tener contacto alguno con la tecnología; los de 3 a 5 años, debe ser restringido a una hora/día; de 6 a 18 años la restricción debería ser a 2 horas/día”.
¿Por qué limitarles el contacto con los aparatos o dispositivos aludidos? La publicación en comento enuncia los aspectos en que pueden afectar a los menores, a saber:
“1. El desarrollo cerebral de los niños. 2. Retraso en el desarrollo del niño. 3. Obesidad. 4. Alteraciones del sueño. 5. Enfermedad mental. 6. Conductas agresivas. 7. Falta o déficit de atención. 8. Adicción. 9. Demasiada radiación. 10. Sobreexposición”.
Teniendo en cuenta las consecuencias que advierten especialistas en la materia, ante la exposición muy temprana y/o sin control; es preocupante ver, frecuentemente, a niños “pegados a las pantallas” facilitadas por sus padres; lo que evidencia que muchos consideran “normal” algo que no lo es y no debe ser considerado como tal.
Pero el uso de los aparatos o dispositivos indicados conlleva más que la posibilidad de los citados efectos; además, los menores que tienen conexión a internet están expuestos a diversos riesgos/peligros; y es posible que accedan a sitios que no son aptos para ellos.
Entre los riesgos/peligros existentes, conforme a publicaciones relativas al tema, los denominados “cyberbullying” (en inglés), acoso o intimidación por internet y/o redes informáticas; “grooming” (en inglés), adultos que engañan y buscan hacerse amigos de menores por la red, para abuso sexual, prostitución infantil, producción de material pornográfico y/u otros fines ilícitos; y “sexting” (en inglés), la solicitud y/o el envío de fotografías y/o videos de naturaleza sexual.
En general, es una realidad que el incremento del uso de los mencionados aparatos o dispositivos ha contribuido al aumento de varios delitos; y que, entre las víctimas, hay cada vez más menores.
Al contar con acceso al internet/redes informáticas, sin una supervisión adecuada, muchos menores están expuestos, constantemente, a acosadores, pedófilos, pederastas y otros con conductas desviadas. A la vez que, para cumplir retos, lograr “likes” o por distintos motivos, algunos menores pueden incurrir en actos contrarios a la Ley y/u ocasionar daños, por culpa o negligencia, siendo sus padres responsables solidariamente, conforme al Código Civil, con la obligación de reparar los perjuicios que ocasionen los hijos bajo su autoridad y que habitan con ellos; así como los maestros respecto a los perjuicios causados por sus alumnos, mientras estén bajo su custodia; salvo que prueben que emplearon toda la diligencia para prevenir el daño.
Por otro lado, consta en noticias, publicadas en el internet, que Francia ya adoptó medidas. El Parlamento francés aprobó una Ley que promovió la “prohibición ampliada” del uso de teléfonos celulares, tabletas, relojes inteligentes..., con conexión a internet, en los salones de clases de escuelas primarias y secundarias, con excepciones (menores con discapacidad, fines académicos...).
Nuestra Constitución Política consagra, en su artículo 56, “El Estado protegerá la salud física, mental y moral de los menores...”. Se desprende de lo anterior que, tal protección, es un asunto de todos.
Los temas en cuestión ameritan ser revisados, para que, oportunamente, se impulsen las acciones, preventivas y correctivas, pertinentes (campañas para educar/alertar a la población, nuevas normas y/o la actualización de las vigentes, otras).
Se debe concienciar a los padres/tutores legales sobre los efectos negativos que pueden causar el uso de celulares, tabletas y/o similares, desde edades muy tempranas, sin restricción y/o sin supervisión; así como los riesgos/peligros para los menores que tienen conexión a internet, de modo que estén vigilantes sobre sus contactos, “amigos” en redes sociales, si sus cuentas son públicas o no, las aplicaciones informáticas que utilizan, los sitios a los que acceden, lo que publican...
Es fundamental que los menores estén informados y advertidos sobre los riesgos/peligros existentes; y a los que se exponen si se comunican con desconocidos, comparten información personal, fotografías, videos y/o propician encuentros con quienes “conocen” en la red. Además, es preciso educarlos sobre cómo usar responsablemente la referida tecnología, así como las consecuencias ante el uso indebido de la misma; para que sean usuarios y ciudadanos responsables, entre otros, en el ámbito digital.
Asimismo, es menester tener cuidado con lo que se comparte, públicamente; especialmente, sobre los hijos/familiares menores, pues se puede comprometer su seguridad y/o terceros podrían usar sus datos personales, fotografías, videos..., para fines ilícitos.
Debemos utilizar los referidos dispositivos o aparatos, el internet y las redes informáticas, con inteligencia y precaución, responsablemente. El acceso de los menores a todo ello debe ser acorde con la edad, informado, controlado y bajo supervisión, para que contribuya a su formación, entretenimiento y a potenciar sus talentos, sin afectar o limitar su desarrollo, su vida y/o la de otros; e igualmente, para que facilite su comunicación, de la forma más segura y responsable posible...; de modo que no constituya un medio expedito para que los menores se conviertan en víctimas, o en infractores.
Abogada

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuidado con "lo malo de lo bueno"

Artículo tomado de La Estrella de Panamá escrito por Sharon Alemán, que considero vale la pena leer con detenimiento... Cuidado con ...